Investigación cualitativa en política: Focus Group.

Esta de moda la investigación cualitativa en el estudio del comportamiento de los electores, debido al cuestionamiento progresivo del valor de las encuestas telefónicas como único método de obtención de datos. No se trata de reemplazar o optar entre metodologías de análisis, más bien de aportar datos desde caminos bien distintos.

En la Investigación de Mercado la técnicas de “Focus Group” han tenido un largo y experimentado recorrido y forman parte de la batería de pruebas básica para el lanzamiento de un nuevo producto y el estudio de su ciclo. En un sentido objetivo, la investigación de grupo es un método directo y sensible, e interactivo para valorar la opinión pública. La técnica esa sencilla: se selecciona un grupo de personas representativas y se explora las respuestas en un rango amplio de variables: verbales, emocionales, espontánea; luego se hace un análisis cualitativo sobre las intenciones comunicativas y perceptivas de grupo en toda su diversidad.

Focus Group es una herramienta de bajo costo y controlable experimentalmente, además existen una gran literatura científica sobre la misma en la que los diseños están realmente muy bien acotados. Lo que quizás no sea tan conocido es su utilización en el campo de la política aunque hace 25 años ya era práctica común desde la época del candidato Dukakis en EEUU. Hoy es novedoso hpor su utilización por parte de la Televisión (TV INC de EEUU) como un “tracking” de un grupo de control que sigue los debates, por ejemplo Obama vs H. Clinton. Lejos de ser una técnica precisa, ahora es un espectáculo mediático.

La aplicación de un Focus Group se enfrenta a varios incovenientes: a) No refleja conductas naturales – espontáneas, (b) No es fácil diferenciar la respuesta individual de la presión del grupo, (c) Es sensible al liderazgo interno de las personas, (d) El moderador ejerce una influencia complicada de neutralizar, (e) El efecto de grabación de las sesiones influye con notoriedad en los juicios de los sujetos intervinientes hipercorriguiendo sus planteamientos, (f) no es fácil diferenciar las prespuestas emocionales y la verbales, a veces muy discordantes y (g) el resultado del análisis depende de la composición del grupo.

Dejo para el final el gran problema: Los estudios conductuales humanos han probado que las personas revelarán sus ideas más íntimas solamente a aquellos que ellos creen que comparten en común con el grupo. Por ejemplo, si su objetivo es el estudio del prejuicio racial, bien sea la discriminación positiva, el bienestar social, o el crimen, las personas se reservarán sus interioridades al gran grupo y a la audiencia de TV y se comportarán conforme a la media aceptada, al juicio nayoritario. De forma semejante, las mujeres no hablarán del aborto libremente y emocionalmente si hay hombres presentes. La investigación va más allá del teléfono, aunque debemos tener cuidado con los espectáculos. Comentando ayer estos temas con un buen amigo de la emporesa anglo-amaricana “Populus”, me comentaba que el registro de los jucios del grupo control eraN secreto y oculto al resto, y que esta característica garantizaba una mayor cota objetividad. No se… . Lo bonito del focus group es la interacción de puntos de vista como reflejo de la diversidad social. Si se priva a los evaluadores del debate de valorar personalmente no creo que se muiy útil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: