Escuchar y hablar en el marketing político

Toca reflexión. En las sesiones del encuentro del Icities en Candelaria 2009 he tenido la ocasión aprender sobre las últimas tendencias en la red, especialmente temas relacionados con la temática de la WEB 2.0 a través de un especializado y cálido grupo humano. Tuve lo ocasión de aprender y reflexionar socialmente, una buena experiencia que agradezco al colectivo. Por lo visto, las tendencias de ahora no han hecho otra cosa que confirma la puesta en acción de herramientas de interacción y participación horizontal entre personas en la red. No es un disparate pensar que cada día Internet es una instancia más de la formas de comunicarnos espontáneamente fuera de la red.

El personalizar – como atención la subjetividad de cada usuario – y el uso de tecnologías bidireccionales en la comunicación – como diálogo – son dos de los elementos intervinientes en la WEB 2.0 y no hacen otra cosa que acercar la red al esquema de la comunicación natural como he mencionado antes. Ahora puedes dialogar y enredarte con las personas sin sentirte friky porque el medio es ahora a a vez flexible y compartido, y se ajusta un poco más el estilo normal de decirnos las cosas y oímos lo que nos dicen. Tienen mucha razón los que dicen que la WEB 2.0 es un cambio de actitud.

Viendo estas cosas me he dado cuenta de un detalle: el tiempo y formato de la comunicación en internet requiere necesariamente la escucha del otro, el sistema técnico 2.0 fuerza a reconocer al otro con contundencia. Eso es así porque en un sistema de comunicación, por muchos usuarios que intervengan, las relaciones son preferente diádicas, esencialmente entre dos personas. Es ciertos que puedes estar departiendo intensamente con un grupo, pero con cada persona del grupo mantienes una relación “entre dos”: tu y él/ella. El medio técnico y social de internet fuerza a relaciones paritarias, muy simples y directas.

¿Qué pasa con todo esto? Pues que internet es un escenario para grandes apegos y decepciones. La tecnología imponen un sistema de interacción sin distracciones y comprometido. Si funcionas así puedes alcanzar cuotas de liderazgo que en el “mundo de las miradas” – más allá del monitor – sería complicado obtener. Posiblemente seamos igual de antisociales y egoístas en la red que fuera de ella, pero internet fuerza a relaciones sociales, aquí son más difícilmente eludibles. Si te comprometes no falles, el tiempo del mensaje en la red es eterno, en tu bandeja tendrás un email de un colega como el eco permanente de una conversación en el aire. ¡Salio bonito esto!

Escuchar parece serque es atender al discurso del otro y dar después una respuesta comprometida. Si lo haces lográs fuertes vínculos, si no lo haces, tienes grandes rechazos y alguna maldición del deuteronomio . Esto en el fondo es sólo cuestión de la física emocional del personal.

Si usted es político y participa con la ciudadanía en estas movidas, es decir, que escucha y responde con mensajes auténticos, entonces se arropará de vínculos personales fuertes y duraderos y de camino apuesta por una mejora en el sistema democrático y representativo. Si por el contrario fracasa en el intento no coloca la mejor base para su futuro. Evidentemente esto no ocurre sólo en Internet, pero ahora también en Internet.

Más tecnología relacional implica más compromiso. Quizás el líder político del siglo XXI mueva masas porque es reconocido su papel en una red más amplia que la de su partido y sea valorado a través de su votación en las listas abiertas de agrupaciones políticas. La red sin atención personal no será nada. Asegurate que detrás de un email existe una actitud de escucha creíble.

Rumores.

La noticias está en los medios: las personas usuarias de internet son más sensibles a los bulos y manifiestan dificultades para diferenciarlos  de la noticias objetivas. La causa es obvia: la red es un fenómeno más social. La forma en que se desarollan y adquieren las creencias en el ámbito de la interacción social difiere sustancialmente de la asimilación en solitario o en pequeños grupos a través de canales legitimados.

Un rumor es una afirmación sobre un hecho supuesto que se difunde entre distintas personas y contiene información sin verificar que se da por cierta. El rumor  aumenta de incertidumbre de las personas. Mientras más importante es, mayor recorrido y profundidad en la dinámica social adquiere. Lo más increíble es que por su propia naturaleza expansiva o propagativa existe una tendencia a considerar verdadero un bulo cuanto mayor dimensión tiene. Los “bulos” o “rumores” son inevitables cuando menos reglado es el contexto donde se activa. Estos datos se conocen con claridad desde 1962 en la que  el psicólogo social Gordon Allport y publicó la “Psicología del Rumor”. Es interesante destacar tres cuestiones: (1) las personas no hacemos gran cosa por corregir el déficit de información o la desinformación, simplemente nos sumamos a la “tendencia mamífera de la mayoría”; (2) en general, las creencias sociales se substraen al proceso de verificación definitiva, son consentidas por el amparo social que le precede. (3) no es fácil cambiar, neutralizar o substituir por un enfoque neutral y objetivo  un rumor. Hay que actuar con celeridad frente al rumor.

Los rumores atacan a los problemas reales o imaginarios más importante del momento,  inyectando incertidumbre en diversas fórmulas maestras: “alarma”, “provocación”, “malestar”, “temor”… . Los bulos son ricos en “emociones disposicionales” – Datos E en nuestra terminología – siendo procesos eficientes para crear una conexión social, una “empatía emocional” en grandes grupos de personas con el chip dominante de  razonadores mamíferos sociales.

Los rumores no son poca cosa: suministran las claves semánticas para interpretar hechos sociales novedosos y orientarse, preparan las conductas antes los contextos en los que el repertorio tradicional no estaba preparado. Los rumores son formas de construir creencias rápidas  a través de la difusión abierta  en contextos personales e informales, es decir, casi todos los que usamos, incluido las redes sociales de internet. Simplifican, pero tienen la pegada de la receta, de una breve e intensa ráfaga.

La rumorología se amplifica por tres factores: omisión de datos contrarios, la acentuación de los congruentes con el rumor, y la asimilación de los datos reforzados socialmente. Internet es social. Ahora internet se muestra como un medio rápido y eficiente en la propagación de rumores. Mientras más social es internet, más potencial de difusión masiva, para deslizar ruido entre las noticias. Los niveles de ilustración del personal, los hábitos de contrastación de las fuentes y datos, la búsqueda de fuentes alternativas se ve reducida notablemente en una red social primaria tipo “myspace” o “tuenti”. Blogs sin fundamento, “anafabestias” de la red con respaldo social encuentran un cauce ideal para un “ideario de medias verdades” bulos que producen alarma social, exclusión forzosa de personas e ideas, marcas que trabajan “por debajo de la cintura” a otras marcas, partidos que orquestan oleadas de rumores… .

Estos fenómenos están asociados con la naturaleza social primitiva de nuestro cerebro. No debe considerarse algo referente al medio técnico. En internet las noticias fluyen; tanto las que se han surgen desde medios que actúan con criterios profesionales periodísticos, como las que ha nacido en el “consciencia colectiva de internet”, el enjambre social, desde una especie de mente colectiva primaria de la especie, poco dado a la deontología profesional o seguir razonamientos conforme las leyes  lógicas.

La propagación de ideología barata, fragmentos de ideas disparatadas que incluyen orientaciones y valores “poco adecuados” con los que enfrentarse  a acontecimientos relevantes  es una manifestación de la forma en que los humanos funcionamos. La rapidez del mensaje y la capacidad para replicarse son abono inmediato para los bulos, en internet y fuera de él. Lo bueno del tema, es que el antídoto  contra la desinformación tipo “bulo” podemos encontrarla haciendo click  dos enlaces abajo. El peligro, desde nuestro punto de vista, sería convivir con una red censurada o unidimensional  – hay quién dice que esto ya ocurre -, una red con pocas fuentes y además filtradas. Una pesadilla.

Los bulos también tiene mucho de pensamiento visual  (powerpointismo), ideas  soportadas por iconografía es acrítica,  por lo general, una simplificación excesiva. Es persuasivo. Es  seductor. Detrás de un bulo hay, simplificación deliberada, infografía atractiva aptas para sincronizar la mente social. El nazismo nació con bulos. El paso de un “bulo” a un “estereotipo completo” depende del número de repeticiones y del tiempo.

IPTV: Reedición.

Hace más de un año escribimos:

Ya ha pasado los tiempos en que el formato de la televisión convencional era un atractivo “per se”. Multitud de estudios recientes demuestran la aparición de un proceso inadvertido pero transformador en el que confluyen –entre otros- varios factores:

(a) La televisión genérica está sufriendo una fractura generacional importante. Como medio de masas que aglutina de forma homogénea varios sectores de la sociedad esta llegando a su fin. En una lectura muy simplificada, podríamos afirmar que la TV reduce su masa hasta presentarse como el medio preferente de mujeres adultas de nivel social medio-medio y medio-bajo. Evidentemente se trata de una descripción esquematizada pero no cadente de realidad. La rápida deserción de jóvenes y sectores sociales con nivel académico y renta económica medio y medio alta se presenta como un factor intranquilizarte para la práctica publicitaria y de marketing.

(b) Los gustos de la audiencia se desplazan desde los programas con contenidos genéricos hasta contenidos cada día más especializados. En el nuevo escenario de la televisión, las programaciones muestran signos evidentes de segmentación y microsegmentación a la par de agotamiento. Vivimos la paradoja por las que las televisiones generalistas programan contenidos de amplio rango sociológico porqué son mayoritarios y estos mismos programas alejan una parte de los “otros” televidentes. Parece que las TV se ven incapacitadas para afrontar retos diferentes. Es muy probable que televisión tradicional no pueda sobrevivir a su actual estructura: mientras se adapta al gusto mayoritario más se aparta de la nueva sensibilidad emergente. En este punto basta decir dos palabras para mover a la reflexión: “Salsa Rosa”.

(c) De forma casi simultánea, la exposición a las pantallas se verá condicionada por el nivel especialización y temática de los contenidos. Debido a los niveles de formación cultural creciente, la televisión adquiere un sentido medio de conocimiento frente a la información genérica y deberá afrontar las exigencias más intelectuales de la población. (d) En este nuevo contexto las estrategias publicitarias indiscriminadas serán menos toleradas y, en sentido contrario, se demandará publicidad consentida, o bien, cuya eficacia se sustente en procesos de aprendizaje incidental o relacional. Por cierto: el Share no mide sino lo que le interesa medir, no registra los efectos adversos de la publicidad tradicional y ha desarrollado un modelo inteligente del impacto publicitario más allá del número teórico de exposiciones, como si el televidente fuera una máquina registradora de supermercado.

(e) El elemento dominante ya no es telemando y su efecto zapping. No estamos ya en la época en las que los estudios de audiencia dilucidaban los cambios puntuales en la botonera en el momento de la publicidad, la pérdida de audiencia o la cuota de retorno. En este momento, lo que se dilucida son otras realidades: ¿Cuáles son los medios alternativos? y ¿cuáles son los contenidos que desea? El zapping era recurso escapista para una época en transición. Al respecto, los teóricos e investigadores de la audiencia pensaban que el zapping iba a constituir el comportamiento normal indeseado durante un largo periodo; era una especie de amenaza con la que había que aprender a convivir e incluso dominar mediante la modificación del spot publicitario hasta llegar a ser un sucedáneo del “cine de aventuras”. La realidad se presenta bien distinta: el telemando importa bien poco y sólo adquirida sentido en la medida de que se transforme en un Joystick en una plataforma multimedia. Existen pocas alternativas y desde Emigra TV pronosticamos a medio plazo la aparición de la “publicidad pagada” o “abonada” al televidente.

(f) La perspectiva local municipal, e incluso residencial, irá constituyéndose como el eje atencional de los nuevos televidentes que se decantan por contenidos cercanos y significativos: “te damos 2 euros si… “. Cambios sociales y consiguientes alteraciones en el entorno tecnológico parecen ser las piezas maestras de este nuevo envoltorio de la televisión para los próximos años. Si hemos transmitido adecuadamente nuestras ideas –son las de muchas personas más- es posible un hallar sano escepticismo que cuestione el mito de la universalidad del astro rey como medio de difusión masiva. Emira TV no tiene soluciones, ni aporta recetas pero es cierto que hemos aportado por una perspectiva bien diseñada para ganar oportunidades en un contexto muy “revuelto”. Nuestra nueva mentalidad queda resumida en los siguientes puntos:

(1) Las distancias entre las grandes empresas y pequeñas de los medios técnicos de difusión se verán reducidas gradualmente. El cambio de soporte de difusión aéreo al cable ADSL o red inalámbrica supone de inmediato la práctica igualdad entre operadoras televisivas locales, nacionales e internacionales. Pequeñas pero talentosas empresas podrán responsabilizarse de los objetivos de comunicación de las grandes compañías por un costo 500 veces inferior y una eficacia incomparable mayor. Creemos no estar equivocado si sostenemos que las empresas podrán optar a desarrollar sus propias plataformas con una estrategia de outsourcing.

(2) Emira TV apuesta por la investigación como ventaja adaptativa en las decisiones empresariales ante la encrucijada actual: la intensa competencia bien merece aventurarse en la obtención de datos científicos que se presenta como un factor decisivo.

(3) Una estrategia comunicativa independiente que opere en comunión con la sociedad del conocimiento tendrá éxito si se prepara gradualmente para la elaboración de bases de datos muy fiables con un sistema de obtención artesanal y poco estandarizado.

(3) Internet no es la solución; es el medio en el que se resolverán las campañas comerciales, en el que ganarán o perderán guerras. Como realidad tangible es evidente que internet condiciona la vida de los ciudadanos e imponen nueva las nomas del juego empresarial. Buscar la leyes del flujo informativo en la red local mantendrá una posición de preferente definitiva a una escala superior.

(4) La televisión por internet o IPTV será la variante más atractiva para la comunicación en ausencia de “otras formas inteligentes” aún no previstas en una o dos décadas más. En su esencia, combina los recursos de interactivos sin restricciones con el efecto camaleón y versatilidad que le ofrece sus bajos costos. Habrá TV mientras la colectividad humana elija el lenguaje cinematográfico como el transporte privilegiado.

(5) Aquellos que piensen que la TV convencional redifundida por internet alcanzará las cuotas de eficacia perdidas asumen un grave error de planteamiento. La IPTV debe asumir una estrategia de comunicación radicalmente diferente, anillarse sello de identidad claramente diferenciado del de la era del ‘tubo catódico’ -entre los años 70 y primera década del siglo XXI-. Lógicamente, en Emira TV no conocemos exactamente “por donde van o vienen los titos” pero hacemos lo posible que nuestro soporte tecnológico sea algo más que un medio tonto de transmisión. Este es el legado de google para las nuevas empresas.

Se ha exagerado el papel dominante de Internet hasta la saciedad, y se ha omitido en idéntica proporción cuales serían las estrategias de investigación y marketing en una especie de ceguera colectiva. Quién diga que internet es presente y futuro transmite una perogrullada: supongo es que como si alguien nos dice que “en el campo de plantan las papas”, lo cual nos causaría perplejidad por la candidez de su mensaje. Todos hablamos de internet y pocos se preocupan de las estrategias comerciales, exentos de supersticiones y mitos en el que la IPTV jugará un papel interesant

Publicado en IPTV, Marketing. Etiquetas: , . Leave a Comment »