Distribución Abierta de Internet: Nueva economía, nuevas reglas. (1)

A través del siempre interesante blog de Enrique Dans he accedido a dos investigacionessobre el estado del comercio musical: un estudio de Zeropaid sobre los ingresos de los músicos, y otro sobre el “modus operandi” de la creación y grabación musica digital y sus magnitudes económicas  realizado por el economista Joel Waldfogel. Ambos esdtudios  avalan la tesis sostenida por nosotros  en anteriores post sobre la ley Sinde:

¿Desaparecerá la mitad de las creaciones culturales o aparecerán otras nuevas manifestaciones? ¿Han desaparecido los libros? ¿Ha aumentado la venta global de discos? ¿Hay más producción cinematográfica que nunca? No podemos obviar las interrelaciones entre la divulgación pirata y el fortalecimiento de la demanda cultural. Al respecto, dos reflexiones rápidas.

Primera; Quizás la forma en que circulan los productos culturales no ocurra  conforme a  las prácticas económicas habituales. Más que adaptar el flujo de información a los contenidos  propietarios, quizás la solución pase por buscar nuevas formas de comercialización.

Segundo; El acceso masivo a la información propietaria ha elevado las exigencias del consumidor que ya no se conforme con un éxito mediocre entre una docena de temas musicales o la enésima versión del mismo disco. Muchas cosas que se vendían simplemente no ya valen dada la visión panorámica y de contraste  que ha aportado internet a la población. La difusión abierta aporta al creador el beneficio de llegar más lejos. Los productos comerciales tendrán que adaptarse a los nuevos ordenes de comunicación o desaparecer. Es posible que en  el siglo XXI los productos culturales válidos sobrevivirán mejor. Los malos menos. ¿Cuánto de satisfactoria es su creación? ¿En cuánto valora la divulgación no comercial de su obra? ¿Qué sería sin ella?

Creemos que la variable crítica en el cambio de hábito de los consumidores no es sólo el acceso a la música pirata. Es la perspectiva del consumidor lo que ha cambiado. Cada día parece más claro que los métodos de comercialización y obtención de beneficio son definitivamente otros. Algunos datos indicadores demuestran que las prácticas comerciales ya no pasan por la distribución centralizada y monopolista de los contenidos: hoy hay más directos que nunca y hay mayor insidencia comercial  del marketing directo. Ahora las empresa pequeñas, ponen en lanzamiento a creadores cuya difusión vírica por canales alternativos puede ser tan eficiente que las megas campañas. La música debe ser buena simplemente.Se ha acabado el negocio centrado en el control estricto de los canales de distribución y exposición. Ninguna ley va a alterar esta realidad.

Otro elemento intereasante para el análisis es que en el campo de la experiencia sonora, la infraestructura o técnica del sonido, no ha incorporado grandes avances, logros que son además  accesibles para empresas de pequeño tamaño, e incluso aficionados con una mastercard normalita: microfonía y hardware de muestreo maravillosos están a la mano de una persona informada. Antes las empresas creaban cantantes en una función lineal de marketing masivo.  En los nuevos tiempo se negocia sobre el significado de la propuesta musical con redes complejas que tomas decisiones con una lógica abierta inaprehensible  para las grandes multinacionales.Pequeños y grandes ofrecen los mismo y lo cierto es que acabarán distribuiyendose de la misma forma, por el conducto abierto de internet.

En otro post comentaremos el caso especial del cine.

Anuncios

Novedades 2011

Novedades Emira TV - 2011

Novedades Emira TV - 2011

Después de un año de duro esfuerzo disponemos de importes novedades. En breve le invitaremos a una presentación en S/C de Tenerife.

BioChat

En un post reciente reflexionabamos sobre la publicidad en el siglo XXI, a la luz de los avances desarrollados, sobre la lectura de las variables biopsicológicas de las personas consumidoras. por cierto, es una de las actividades con gran rastro elementos biológicos activos, una conducta intensa. La tecnología para atrapar datos biológicos de las personas en contextos exteriores al laboratorio es una posibilidad real en aumento por varios factores: Reducción de tamaño los sensores. Disminución de los costes. Aumento en la sensibilidad de los receptores – sensores biomecánicos. Ha llegado el momento del soltarse el pelo en el uso de esta tecnología.

Comentando estos datos con un amigo neuropsicólogo me decía que el uso de polígrafos ligeros cumpotarizados es una realidad: combinan lecturas en tiempo real de variables tipo: rigidez muscular, movimiento ocular, persistencia trazado de la mirada, la temperatura corporal o la tasa de respuestas motora. Comienza a abrirse camino investigaciones en el contexto de interacción natural de las personas sin necesidad de “forrar” al usuario con artefactos detectores. Estas técnicas poseen un gran valor en la publicidad. Cada día podemos establecer correlaciones significativas entre las lecturas biométricas corporales con las valoraciones subjetivas y conductas de las personas en activides vinculados a la percepción publicitaria y la adquisición de productos. Se supon una importante reducción en el tiempo de análisis, en las condiciones de investigación y un aumento en la la validez de la experientación científica. Por ejemplo, cada día se puede precisa más y mejor la relación entre las tipología de estímulos en un supermercado y las conductas de los transeúntes en un supermercado. La cosa está más clara incluso con los videojuegos. La utilización de lectores de la variación electrodérmica de la piel y de la frecuencia cardíaca es una de las novedades de la Wii. En este caso, la inclusión de estas variables biológicas en los juegos y actividades cotidianas informáticas permitirán un salto de cualidad en los juegos de rol, juegos sociales en los que el análisis de nuestro interlecutor será registrado y tabulado en patrones de verdad o falsedad probable sobre una linea base detectada muy sólida. Estas son algunas de las cosas que se me ocurren “al vuelo respecto” a la lectura de variables biológicas en actividades cotidianas en las que puede prepararse un sistema de acceso sencillo: Un chat biológico; cada uno de los usuarios recibe los mensajes por la vía audio-video más otra linea de datos psicofisiológicos. Me encanta esta posibilidad. Juegos en los que los personajes de rol limiten su repertorio en función de las respuestas biológicas de los jugadores reales. Por si no lo saben hasta los jugadores expertos compulsivos sienten miedo real en el juego. No importa lo que se diga: su cuerpo nos informa de una realidad nerviosa subyacente bien distinta. ¿Se atreve a jugar una partida de poker con biosensores? ¿Cree que ganaría por su capacidad para enmascarar o bloquear respuestas? Introducir biolectores que eviten las respuestas adictivas y patológicas advirtiendo al sistema y al usuario de esta posibilidad e incluso con la interrupción preventiva de las máquinas. La detección de jugadores patológicos en casinos y salas de juegos. Detección de perfiles sinceros en entrevistas laborales. Me reservo las mejores ideas para otro momento. ¿Increible verdad? ¡ Qué mundo más estimulante !

ADN Digital – Sexo: Datos E-S

Ya hemos hablado en otros ocasiones del infonoma o ADN Digital. Describe las porciones de información que se pueden obtener de los agenets sociales a partir de los razonamiento estadísticos y modelos relacionales  matemáticos. Hemos dedicado a algunos post a presentar a su principal divulgador  S. Baker, narrador de éxito de un proceso silencioso que se mueve en la epidermis del hecho que narra. Un detalle, cada día es más inutil la distinción entre real y digital. Sea lo que sea su infonoma es “una sóla cosa” con presencioa en el mundo de “las miradas cara a cara” o en twitter. Sobre el sexo por ahora sólo diremos que es un tipo privilegiado de datos emocionales, es decir,  de los datos tipo E que hemos tratado en anteriores posts.

“El Infonoma es un tipo de (1) matriz de datos agrupados en factores comunes que (2) podrían explicar y predicir las tendencias en formas de leyes acerca del comportamiento social complejo (3) y estilo del procesamiento de información de las personas. Como conjunto factores determinantes, el infonoma se expresa en la variabilidad de comportamientos controlados por el ambiente y adquiridos por aprendizaje, o por la co-incidencia entre el ambiente y los genes – esto salio muy largo, lo siento- . Al igual que el genoma, los factores infonómicos muestran elementos centrales y comunes susceptibles de variaciones para adaptarse a un entorno complejo y cambiante. Son las leyes del comportamiento social. Las ciencias sociales clásicas y las neurociencias sociales aún no han alcanzado el grado de madurez necesario para formular principios sobre la vida social equivalentes a las leyes genéticas y el ADN. De todas formas, empezamos a detectar las expresiones conductuales del infonoma a través de los estudios antropológicos y ahora, muy especialmente, a través de los estudios cuantitativos recopiladas en claves de las acciones registradas de forma electrónica, un ilimitada fuente de datos de cuya investigación aflorarán regularidades en la comprensión de la acción humana. Si se pregunta quién busca las claves infonómicas la respuesta es sencilla: Google. ¿Cómo? el principio es sencillo: por la secuenciación recursiva de datos con algoritmos matemáticos. ¿Qué aporta la red a la comprensión del infonoma humano?: 1. Series de datos tabulados en un lenguaje matemático que crecen con un patrón exponencial, convergen y pueden ser centralizados. 2. Variedad de tipos de datos independientes entre sí. 3. La posibilidad de dirigir o focalizar el aparato de investigación hacia áreas concretas o ampliar la búsqueda hacia nuevos datos con un poder de discriminación y selección sin parangón. Con los estudios de “Data Minnig” o “ingeniería del conocimiento” es probable que encuentren expresiones regulares en la nube de datos almacenados en la red. Cuando tenemos el placer de exponer estas ideas expertos en la red, nuestros interlocutores dan por sentado que postulamos actividades de prospectiva de datos como (a) la “detección tendencias” por un incremento de frecuencias, o quizás (b) la anticipación de “escenarios posibles” por la presencia de nuevas interacciones estadísticas entre variables. Muy al contrario, entendemos que la búsqueda de segmentos infonómicos se caracteriza por enunciar constantes en el tiempo histórico e independiente del momento sociocultural que puedan desplegase con flexibilidad. El conocimiento de usted como agente social, el rastro de datos que concentran los sistemas informáticos no es esencial para la el infonoma de la especie. Es el sumatorio del rastro informático de millores de personas, de sus trazos o aventuras en la red, elementos en suma que interesan realmente. El mejor de su infonoma de un individuo concreto no es el objetivo inmediato. Los datos de infonoma trascienden el ámbito de la privacidad aunque parte de la recolección de datos privados. El problema Google no se halla en el ataque a la privacidad. La escala de problemas es superior. Cierto es que el beneficio económico de empresas de “Ingeniería del Conocimiento” como Google sin duda extraerá una buena parte del análisis de prospectiva, o de la venta de base de datos ‘churrasquera’. Sus beneficios son de otra naturaleza.” Emira TV

El sexo forma parte de la naturaleza de las especies vivas, por tanto también de las especie humana. Hemos dedicado cientos de horas en recoger información sobre la actividad sexual en la red para preparar un serie de artículos sobre losn Datos E – Sexual y hemos llegado a una conclusión lamentable: no existen investigaciones de envergadura sobre los hábitos sexuales en la red. Prácticamente, existen miles de noticias sobre la casuística sexual  y casi ninguna investigación unificadora de las conductas sexuales en la red. Tres son, al menos, las causas: (A) La consideración de lo que internet es virtual, y lo virtual no es real plenamente !?, (B) Problemas en la metodología de investigación científica y en las decisiones para formular hipótesis correctas y (C) La naturaleza del sexo como eje de investigación se encuentra lejos de ser aceptada con garantías en la comunicac científica con talento, un siglo después de S. Freud.

sexo_estadistica_2

El caso es que no hemos encontrado aportaciones científicas del primer nivel al tema del sexo, más bien nos tropezamos con una hilera interminable de noticias sobre aspectos fragmentarios. La dimensión real de la sexualidad en internet es fácilmente entendible a través una herramienta de google para encontrar tendencias. Sex es el término más buscado en  la mayoría de categorías del buscador google y el término estrella en todos los paises con niveles de  censura altos o en fase de desarrollo económico bajo, en los que constituyen el 90% de las búsquedas en la red.

En otros post seguiremos con nuestro razonamiento.

Datos “E”. El resgistro de las emociones en el canal de Internet I.

Claude Bernard: ” Le sentiment est á l’origine de tout “ .

Entramos en la era de la comunicación emocional y social. Ya no sorprende a nadie que podamos establecer una vinculación entre las acciones y el rastro emocional que suscita. Actuamos y nos emocionamos. Podemos medir, registrar y diseñar situaciones en los que es posible su manipulación experimental. Cada imagen, cada estímulo es potencial desencadenador de emoción, tanto como el flujo de experiencias diarias, el ritmo de impresiones que percibimos también nos sitúa en el terreno de la experiencia emocional. Hemos aprendido a pensar en emociones como un elemento positivo, una parte positiva de la naturaleza humana. Ahora nos sentimos como personas emocionales y hemos eliminado la idea de que la pasión es origen de errores. El sentimiento, la capacidad de emocionar y ser emocionado también está en internet, pues no es más que un canal de información. Hasta ahora lo que he dicho no son más que generalidades. Concretemos.

En nuestros post anteriores hemos señalado en los contenidos que conforman los mensajes. El punto de partida es proporcionar un método para la búsqueda experimental de una tipología o gradiente de datos implicados que encontramos alojados en el mensaje de comunicativo mismo, al viejo estilo del “diferencial semántico”. Como realidad semiótica, existe una tipología de datos inherentes a cada mensaje: (1) Datos “N” (informativos – neutrales), (2) Datos “Q” (conductuales – objetivos), (3) Datos “T” (episódicos – biográficos de breve extensión) y (4)  Datos “S” (datos de segmentación). Hay cuatro tipos de datos que hemos no mencionados hasta ahora. El primero de ellos son los Datos “E” o Datos emocionales sobre los que señalaremos algunas características básicas.

No es casual que “el giro social” en la web los procesos coincida con los planteamientos que señalan la importancia de la “pensamiento emocional” publicados en los últimos 10 años. En lo esencial, una emoción es una clase de respuesta nerviosa para orientar al organismo  hacia un fin valioso. El cerebro prepara hacia un tipo acción concreta en el medio, aspecto que ocurre también en el caso de las acciones sociales. Las emociones nos informan de lo que pasa en tres sentidos (a) permite inferir lo que pasa en la cabeza de la gente, proceso clave de supervivencia en el grupo humano, (b) proporciona una representación primaria muy objetiva de lo que ocurre, y (c) prepara para respuesta inmediata. Las emociones no engañan. Podemos ocultar o elaborar disertaciones espectaculares destinadas a demostrar, con aparente precisión matemática, que lo que ocurrió emocionalmente realmente no sucedió. Pero no será creíble; su rostro te delatará. El esfuerzo de racionalización es costoso, las emociones simpes y económicas. Los estímulos sociales son algo serio.

La tesis es sencilla.  Los datos “E”: representan las respuestas emocionales que surgen ante estímulos muy concretos . Casi siempre funcionan como los marcadores de las preferencias biosociales. Como patrones de respuesta fisiológica establecen una conexión estable entre actividad hormonal, la actividad sináptica y los patrones de respuestas simpáticos y parasimpáticos. No hay excepciones. Los datos “E” son fácilmente registrables y medibles.

Usted lee el periódico por internet. En este momento los signos escritos producen una corriente emocional que nace de la comprensión del significado básico y relacional del texto. A la vez, los flash animados de la página compiten por captar su interés, tratan de decirle a su cerebro que poseen una valencia emocional alta. Harto de tener que compartir la atención se enfada; ahora su ritmo de lectura aumenta, la temperatura corporal sube, su piel es mejor conductora de electricidad. Entonces decide invitar a un colega a almorzar y escribe un email. Momentos después escucha el inconfundible  ‘click’ de la bandeja de entrada del Outlook. Lee el mensaje con cierta ansiedad, en este caso el mensaje es afirmativo y se siente satisfecho.

Llegados a este punto es preciso realizar un breve comentario crítico a un enfoque tan popular como ingenuo que sostiene que el en contexto de electrónico de los ordenadores e internet no hay espacio para la vivencia emocional auténtica: punto de vista que denomino: Déficit Emocional en Internet. Sólo dos preguntas ¿Cuánto mueve el sexo en Intenet? ¿Qué ocurre cuando la gente chatea? La versión más sofisticada de esta teoría afirma que internet dispara de verdad emociones pero constata que el formato de interacción inherente al entorno electrónico es tan pobre que no permite modular el proceso emocional con eficacia. El canal de Internet vuelve al personal incompetente en la gestión sentimental.  Otro punto de vista erróneo, aunque la defiendan autoridades como Antonio Damasio. En el fondo mantienen un punto de vista muy limitado y rígido de internet, tal y como era en los años de su aparición: texto plano y enlaces. A todos los efectos, las emociones se deslizan entre los mensajes por internet como “la cerveza en el kiosko de la playa en verano un día de 36 grados”.

Algunas características básicas de los datos “E”:

(1)    Los datos “E” representan respuestas fisiológicas medibles que hay en el mensaje.

(2)    El estado emocional hace más probable un tipo de acciones concretas, el grado de intensidad y la frecuencia con que se expresa el organismo.

(3)    No hay mensaje con valor emocional `0’, es decir, que sean totalmente neutrales. Por defecto asumimos el tono de las emociones es “normal”,  esto significa que responde en consonancia con una línea base emocional respecto a una población humana. Esta creencia es fundamental en el inicio de la comunicación.

(4)    Los Datos “E” dominan tipología de datos. Se encuentran en una escala jerárquica superior por lo que puede inhibir, incrementar o interferir las otras clases de datos. ¿Entre el estilo de pensamiento cognitivo y el estilo afectivo que prefiere para conocer a otra persona?

(5)    Hay esquemas de procesamiento emocional preestablecidos e invariantes.

(6)    Las emociones son a la vez una clase de datos y un proceso determinantes en el mensaje. Otro día explico qué es un determinante.

(7)    Las expectativas sobre emociones futuras son también emociones.

(8)    No todos los estímulos desencadenan respuestas emocionales.

(9)    Las emociones no son conscientes, aunque pueden llegar a serlo. Es factible que tenga  miedo y no saberlo. Sentirte atraído por alguien y “no caer en la cuenta” o “atar hilos” mucho después.

(10)    Las emociones enganchan y son muy  recordadas, en especial las malas.

Una precisión. El sábado pasado en un congreso en el que trabajaba como técnico, en el contexto de una conversación informal, una profesora de la Universidad “Carlos III” de Madrid me hizo caer en la cuenta sobre paralelismo entre nuestro punto de vista y el proyecto de la “Web Semántica”. Bueno, no es lo mismo aunque son ideas próximas. El interés por los procesos de creación de significados y su uso es el eje de la propuesta del Grupo Emira al que pertenezco. Difiere sustancialmente de los procesos de estructuración de los contenidos WEB con criterios semánticos, proyecto muy destacado dicho sea de paso. No se podrá avanzar en los formatos webs sin resolver el problema de la conexión semántica. Inteligencia de los sistemas y el acceso semántico al mensaje van a la par. No obstante, la web semántica es sólo un proyecto de organización, nuestros puntos de vista son un planteamiento de medida de datos que se muestran en la anatomía interna del mensaje por internet, a la vez que implica una lectura de los procesos mentales.

Seguiremos.

Datos "E". El resgistro de las emociones en el canal de Internet I.

Claude Bernard: ” Le sentiment est á l’origine de tout “ .

Entramos en la era de la comunicación emocional y social. Ya no sorprende a nadie que podamos establecer una vinculación entre las acciones y el rastro emocional que suscita. Actuamos y nos emocionamos. Podemos medir, registrar y diseñar situaciones en los que es posible su manipulación experimental. Cada imagen, cada estímulo es potencial desencadenador de emoción, tanto como el flujo de experiencias diarias, el ritmo de impresiones que percibimos también nos sitúa en el terreno de la experiencia emocional. Hemos aprendido a pensar en emociones como un elemento positivo, una parte positiva de la naturaleza humana. Ahora nos sentimos como personas emocionales y hemos eliminado la idea de que la pasión es origen de errores. El sentimiento, la capacidad de emocionar y ser emocionado también está en internet, pues no es más que un canal de información. Hasta ahora lo que he dicho no son más que generalidades. Concretemos.

En nuestros post anteriores hemos señalado en los contenidos que conforman los mensajes. El punto de partida es proporcionar un método para la búsqueda experimental de una tipología o gradiente de datos implicados que encontramos alojados en el mensaje de comunicativo mismo, al viejo estilo del “diferencial semántico”. Como realidad semiótica, existe una tipología de datos inherentes a cada mensaje: (1) Datos “N” (informativos – neutrales), (2) Datos “Q” (conductuales – objetivos), (3) Datos “T” (episódicos – biográficos de breve extensión) y (4)  Datos “S” (datos de segmentación). Hay cuatro tipos de datos que hemos no mencionados hasta ahora. El primero de ellos son los Datos “E” o Datos emocionales sobre los que señalaremos algunas características básicas.

No es casual que “el giro social” en la web los procesos coincida con los planteamientos que señalan la importancia de la “pensamiento emocional” publicados en los últimos 10 años. En lo esencial, una emoción es una clase de respuesta nerviosa para orientar al organismo  hacia un fin valioso. El cerebro prepara hacia un tipo acción concreta en el medio, aspecto que ocurre también en el caso de las acciones sociales. Las emociones nos informan de lo que pasa en tres sentidos (a) permite inferir lo que pasa en la cabeza de la gente, proceso clave de supervivencia en el grupo humano, (b) proporciona una representación primaria muy objetiva de lo que ocurre, y (c) prepara para respuesta inmediata. Las emociones no engañan. Podemos ocultar o elaborar disertaciones espectaculares destinadas a demostrar, con aparente precisión matemática, que lo que ocurrió emocionalmente realmente no sucedió. Pero no será creíble; su rostro te delatará. El esfuerzo de racionalización es costoso, las emociones simpes y económicas. Los estímulos sociales son algo serio.

La tesis es sencilla.  Los datos “E”: representan las respuestas emocionales que surgen ante estímulos muy concretos . Casi siempre funcionan como los marcadores de las preferencias biosociales. Como patrones de respuesta fisiológica establecen una conexión estable entre actividad hormonal, la actividad sináptica y los patrones de respuestas simpáticos y parasimpáticos. No hay excepciones. Los datos “E” son fácilmente registrables y medibles.

Usted lee el periódico por internet. En este momento los signos escritos producen una corriente emocional que nace de la comprensión del significado básico y relacional del texto. A la vez, los flash animados de la página compiten por captar su interés, tratan de decirle a su cerebro que poseen una valencia emocional alta. Harto de tener que compartir la atención se enfada; ahora su ritmo de lectura aumenta, la temperatura corporal sube, su piel es mejor conductora de electricidad. Entonces decide invitar a un colega a almorzar y escribe un email. Momentos después escucha el inconfundible  ‘click’ de la bandeja de entrada del Outlook. Lee el mensaje con cierta ansiedad, en este caso el mensaje es afirmativo y se siente satisfecho.

Llegados a este punto es preciso realizar un breve comentario crítico a un enfoque tan popular como ingenuo que sostiene que el en contexto de electrónico de los ordenadores e internet no hay espacio para la vivencia emocional auténtica: punto de vista que denomino: Déficit Emocional en Internet. Sólo dos preguntas ¿Cuánto mueve el sexo en Intenet? ¿Qué ocurre cuando la gente chatea? La versión más sofisticada de esta teoría afirma que internet dispara de verdad emociones pero constata que el formato de interacción inherente al entorno electrónico es tan pobre que no permite modular el proceso emocional con eficacia. El canal de Internet vuelve al personal incompetente en la gestión sentimental.  Otro punto de vista erróneo, aunque la defiendan autoridades como Antonio Damasio. En el fondo mantienen un punto de vista muy limitado y rígido de internet, tal y como era en los años de su aparición: texto plano y enlaces. A todos los efectos, las emociones se deslizan entre los mensajes por internet como “la cerveza en el kiosko de la playa en verano un día de 36 grados”.

Algunas características básicas de los datos “E”:

(1)    Los datos “E” representan respuestas fisiológicas medibles que hay en el mensaje.

(2)    El estado emocional hace más probable un tipo de acciones concretas, el grado de intensidad y la frecuencia con que se expresa el organismo.

(3)    No hay mensaje con valor emocional `0’, es decir, que sean totalmente neutrales. Por defecto asumimos el tono de las emociones es “normal”,  esto significa que responde en consonancia con una línea base emocional respecto a una población humana. Esta creencia es fundamental en el inicio de la comunicación.

(4)    Los Datos “E” dominan tipología de datos. Se encuentran en una escala jerárquica superior por lo que puede inhibir, incrementar o interferir las otras clases de datos. ¿Entre el estilo de pensamiento cognitivo y el estilo afectivo que prefiere para conocer a otra persona?

(5)    Hay esquemas de procesamiento emocional preestablecidos e invariantes.

(6)    Las emociones son a la vez una clase de datos y un proceso determinantes en el mensaje. Otro día explico qué es un determinante.

(7)    Las expectativas sobre emociones futuras son también emociones.

(8)    No todos los estímulos desencadenan respuestas emocionales.

(9)    Las emociones no son conscientes, aunque pueden llegar a serlo. Es factible que tenga  miedo y no saberlo. Sentirte atraído por alguien y “no caer en la cuenta” o “atar hilos” mucho después.

(10)    Las emociones enganchan y son muy  recordadas, en especial las malas.

Una precisión. El sábado pasado en un congreso en el que trabajaba como técnico, en el contexto de una conversación informal, una profesora de la Universidad “Carlos III” de Madrid me hizo caer en la cuenta sobre paralelismo entre nuestro punto de vista y el proyecto de la “Web Semántica”. Bueno, no es lo mismo aunque son ideas próximas. El interés por los procesos de creación de significados y su uso es el eje de la propuesta del Grupo Emira al que pertenezco. Difiere sustancialmente de los procesos de estructuración de los contenidos WEB con criterios semánticos, proyecto muy destacado dicho sea de paso. No se podrá avanzar en los formatos webs sin resolver el problema de la conexión semántica. Inteligencia de los sistemas y el acceso semántico al mensaje van a la par. No obstante, la web semántica es sólo un proyecto de organización, nuestros puntos de vista son un planteamiento de medida de datos que se muestran en la anatomía interna del mensaje por internet, a la vez que implica una lectura de los procesos mentales.

Seguiremos.

Campus Virtuales Tenerife 2009: TIC – TAC.

Han finalizado las I Jornadas de Campus Universitarios Virtuales en el Puerto de La Cruz – Tenerife, convocadas por la universidad canaria de La Laguna  (ULL). Nuestra empresa ha recibido el encargo de realizar la retransmisión del evento por Internet y la grabación íntegra. Desde aquí agradecemos la confianza otorgada por los organizadores. Nos ha parecido muy interesante. Nos gustaría presentarles algunas de las conclusiones que como obsevadores pasivos del congreso hemos tomado al vuelo. Por cierto, TIC significa “Tecnologías de la información y la comunicación”,  y TAC designa la “Tecnología para la adquisición de conocimiento”. Complicado.

Pese a las reservas que nos causa el término “virtual”, concepto ambiguo y variopinto, la creación de entornos educativos apoyados en las nuevas tecnologías por Internet y  de procesamiento electrónico de datos nos ha parecido un tema de indudable interés. Para nosotros esta temática recibe el nombre de E-learning y tiene dos vertientes: (a) las metodología del aprendizaje por internet implícita en estas prácticas, y  (b)  la teleformación  – en el caso de que enfoquemos el tema desde las infraestructuras, – como complejo de soluciones técnicas o herramientas que una institución dedica  fuera del aula presencial o como apoyo a ella.

Antes de empezar nos gustaría exponer los distintos usos del término “Virtual”.  Lo virtual a veces significa “no presencial”; otras adquiere el significado de  “presencial por Internet”. Si hablo con usted en la calle es real, pero si lo hago en teleconferencia por lo visto es virtual.  Otros  usos hacen referencia a la simulación o creación de modelos, siendo éste su uso correcto. A veces equivale al concepto casí metafísico de una presencia fabricada o evocada por las máquinas. También designa igualmente  a lo cibernético, pero lo más normal es que se use en el sentido de “lo que ves en la pantalla del ordenador”, a “lo digitalizado”, “lo que ves por Internet”. Demasiados significados. Nosotros preferimos “digital” o “por Internet”, o a través de un “formato electrónico digital de datos”. Los distintos avances en la tecnología irán anexando significados al concepto ‘virtual’.  En breve  se conectará también con ‘interactivo’ por los caprichos el uso del lenguaje.

Lo virtual en el sentido de que sucede por Internet es tan real como lo que ven tus ojos directamente. Un ejemplo: nadie diría que oímos virtualmente a una persona por telefonía móvil;  sin  embargo, sí afirmamos que tenemos una reunión virtual por teleconferencia. Una clase a través de sistemas de streaming y grabación es tanto presencial como la que recibes en el aula del profesor ubicada en el aulario de la ULL. Una reflexión sin importancia.

En general, hemos extraído la conclusión de que la universidad reflexiona sobre el sentido de la enseñanza virtual o digital. Prestigio, visibilidad y reconocimiento social de las universidades se vinculan con claridad con el estado de explotación de los recursos digital o virtual – como se prefiera decir. Es verdad que los niveles de la calidad educativa válidos hasta ahora,  la historia de logros y fracasos docentes e investigadores en el área presencial,  se asocian desde este momento con los nuevos planes universitarios dirigidos a la docencia “virtual”. Puede tratarse de centros universitarios muy competentes, pero lo que decide cada día más es el grado de la oferta digital; las  respuestas a las demandas sociales de acceso on line. La dualidad de planes de estudios clásicos y digitales es un valor en alza. La cotización -en el mercado de las universidades- de los títulos o los cambios de tendencia a matricularse en determinadas universidades dependerán del valor de marca digital, de la identidad digital de la universidad.  Habrá cambios. Es cierto que la percepción social de las universidades sacudirá la estructura de cemento y acero sobre la que se eleva. El epicentro del terremoto habrá que localizarlo en la frágil esfera de lo digital.

Se hace evidente en el debate de estas I Jornadas  que existen dos modelos muy distintos a la hora de interpetar los campus virtuales, en adelante CCVV: (a) dentro de un enfoque enseñanza instruccional, convencional  y formal de la enseñanza y (b) dentro de un paradigma más informal que se apoya en un modelo constructivista y conexionista del aprendizaje. Entran en acción dos teorías pedagógicas contrapuestas que debaten, con formas irreductibles sobre el sentido de la calidad docente, el papel de la formación intelectual superior, el estatus docente de las prácticas o la validez definitiva de las estrategias informales para certificación de créditos y titulaciones. Tema éste para un debate acerca del papel de la universidad en la próxima década.

La cuestión de la calidad de los contenidos digitales es también un factor clave en la toma de decisiones del alumno en la determinación vocacional y la elección de la universidad en la que formaliza su matrícula. La preocupación entre el profesorado y la “casta” de vicerrectores es palpable.

Por lo oído, la cuestión sobre la organización interna de la universidad es un gran problema. La persistencia en el tiempo de modelos muy distintos de respuesta a los CCVV, el no disponer de una única opción técnica homogénea y común para las universidades ocasiona ventajas pero también importantes costos económicos a la hora de: no compartir gastos en la explotación de las mismas herramientas, en los soportes técnicos y de mantenimiento, en los planes de formación adaptados a diferentes soluciones técnicas para cada universidad, a la transferencia de datos académicos entre universidades y la administración, en la organización y programación de los cursos y titulaciones compartidas … . Es cierto, pero que las universidades asuman diferentes propuestas es un factor  irrenunciable. La competencia directa, el darwinismo universitario parece ser un escenario más probable cuanto más rápidamente se reduzca la brecha digital.

Otro tema que nos llamó la atención es la búsqueda de  indicadores y metodologías que midan los niveles de calidad de las prácticas de e-learning; ésto es, el debate de la evaluación de la calidad docente virtual dentro de la universidad y entre universidades. La disparidad de criterios y soluciones fue notable en el debate. Grupos de campus virtuales de Madrid (ADA) o el grupo de Andalucía se han visto forzados a elaborar citerios y escalas con los que establecer comparativas razonables. Tema muy complejo. Se muestra como una necesidad relevante la coordinación entre universidades llenos de obstáculos sin estos instrumentos. Las universidad deben aportar escalas unánimes, exportables e intercambiables que funcionen como testimonio objetivo. Nueva tendencia a la homogenización.

Por cierto, el proceso de creación de asociaciones estables de campus universitarios por sí sólo es un proceso interesante para su análisis. Un comentario rápido: si consideramos cierto que la creación de grupos de CCVV debidamente formalizados, con validez legal, es una tendencia, entonces es inevitable que la masa crítica de universidades asociadas se muestre como un factor clave a la hora de tomar decisiones. Opciones originales y brillantes encarnadas en pequeñas universidades, tipo la ULL o la ULPG, podrían quedarse “fuera de juego” en el  proceso de homogenizar y crear estándares en los CCVV, o bien, a la hora de solicitar recursos económicos. ¿La ULPG? Pero … .

Las ideas claves registradas “al vuelo”:

1.    Nos topamos con un nuevo programa que implica asumir nuevos modelos de enseñanza y organización. Hay resistencia al cambio, pero gana la idea de que el esfuerzo por la implantación de los TIC y de los TAC suponen, al final, un enriquecimiento del profesor-a frente a las resistencias naturales. Duelo en las alturas: freakys vs tecnófogos, ¿quién disfruta de la ventaja de una trinchera mejor dotada? Quizás el modelo bélico no sea idóneo. Entonces, mejor…  ¿cristianos contra romanos?

2.    Bondades del sistema de aulas virtuales: acceso a distancia, estilo de aprendizaje participativo y colaborativo, experimentación, compartir y acceder a recursos, acceso a la información exponencial, modelo de interdisciplinariedad, asistencia virtual, motivación extra en el alumnado, dar respuesta a la discapacidad, adaptar currículos, responder al planteamiento de la “sociedad del conocimiento” del nuevo marco europeo, desarrollar las nuevas competencias de integración y colaboración digital… . (Hay más).

3.    Un principio recurrente en los debates: el estado de desarrollo tecnológico delimita las posibilidades de los CCVV, aunque la asimilación de los mismos por la institución universitaria limita aún más. En algunos momentos pensamos que este debate de los CCVV se mueve en coordenadas de referencia anteriores en el tiempo, dos o tres años. Pero no puede ser.

4.    El problema de los indicadores para la evaluación y medida cuantitativa de las prácticas de e-learnig y CCVV. Ya lo he mencionado arriba.

5.    El problema de formación a los docentes. Los programas de formación al profesorado y las diferentes estrategias: reconocimiento, refuerzo económico y sistema de premios y méritos.

6.    Los CCVV no es un repositorio, no es una central digital. Debe entenderse su valor de conexión, como  potenciador la interacción y como eje metodológico de enseñanza. El modelo de los CCVV depende del nivel en el que va a aplicarse: dirigido a lo presencial, a lo semipresencial , al sutil ámbito virtual. Los materiales virtuales bien programados podrían desplazar las clases presenciales. Lo denominan “el problema de morir de éxito”. Temor de que la “sobreactuación virtual” reste asistencia presencial de los alumnos.

7.    Duelos entre plataformas en “OK Corral”. Plataformas de gasto frente a gratuitas. Moodle frente a Sarkai y otras. ¿Quién tiene el poder sobre el E-learnnig: las empresas del código o las universidades?

8.    La distancia entre profesores inmigrantes  -no nativos- en las TC y los alumnos que son  nativos digitales. El problema de aceptar la dicotomía  nativo – inmigrante tecnológico. Debate sobre el grado de comprensión de los jóvenes con la nueva tecnología: ¿Es un uso maduro? Hemos detectado grandes dosis de sobrevaloración en el papel de los profesores como usuarios expertos frente al uso “de bajo nivel” de la población estudiantil y administrativos. ¿Elitismo? ¿Problemas con el ego? ¿Punto ciegos? ¿Fobia social?

9.    Sobre los contenidos. Interesante. Debates sobre la producción de contenidos y los diferentes tipos de marcos legales que los ampara: abiertos o protegidos. La expansión de los contenidos y la reedición permanente en la red recomienda el dominio público. Es un valor añadido. Interesante debate sobre los modelos de protección de contenidos: uso privativo frente a usos con derechos abiertos. ¿Google Academics? Hemos conocido más profesores especialista de primer nivel por este medio y más rápidamente que por lo medios tradicionales. La atracción del tenebroso lado oscuro.

10.    Lo que se discute es el cambio de metodología del profesorado con una finalidad educativa. El profesor debe ser consciente de que los CCVV suponen interiorizar una nueva perspectiva complementaria con lo anterior.

11.    Debate sobre la amplitud de funciones del CCVV: (a) como plataformas de teleformación, (b) entornos colaborativos de trabajo, (c) como promoción y apoyos a la investigación, (d) como unidades para la docencia virtual. La integración de lo virtual con los demás entornos es una exigencia fundamental. Imagen de un “ecosistema técnico de conocimiento” para una “sociedad del conocimiento”.

12.    La necesidad de abrir vías de comunicación institucional, colaboración y concreción entre universidades. Se constata que no hay canal de comunicación entre distintos grupos y enfoques en la enseñanza virtual. Crear grupos de trabajo, de coordinación y diseño más amplios que los actuales.  Unir esfuerzos es una expresión repetida. Se comentan propuestas abstractas del tipo: (a) la necesidad de un canal de conexión tal como “observatorio neutral”. Permitirá ahorrar costos y pedir “pasta” para los estudios, investigaciones, para elaborar instrumentos. Apostar por la coordinación y apostar por herramientas neutrales. También se demanda: (b) elaborar un criterio unánime como expresión de la racionalización de recursos, la homogenización de los CCVV.

13.    El problema de la autoría y la suplantación. Las buenas prácticas y el seguimiento del plagio intelectual entre alumnos (y profesores). Son necesarios los sistemas de validación y acceso a servicios, entre aplicaciones. ¿Convertirse en policías? La propiedad intelectual del profesor y del alumno. (a) El uso de herramientas anticopia en Internet tipo “Clone”, (b)  Lo fundamental es la actividad docente completa, (c) coordinación general, (d) variedad de instrumentos, (e) la estrategia de tareas nuevas y originales, (f) el  exámen presencial como criterio primero, (g) la evaluación continua, (h) tipología de pruebas que no faciliten la copia y (i) pruebas de validación que confirmen la validez de las calificaciones. Las “Wiki” como trabajo colaborativo son una buena opción. Conocer el nivel de interacción y colaboración del trabajo exigido para su evaluación es clave. Hacer transparente el trabajo del grupo. Contar con la autoorganización y censura de los grupos de alumnos. Esto quedó demostrado con “alumnos coballas”. Problema al parecer que se resuelve con la “Teoría Matemática de los Juegos”. Advertencia:  la inteligencia del ratón y el gato coevolucionan.

14.    Sobre los sistemas anticopias: la institución debe permitir las herramientas de detectores de plagio. Atención a los problemas legales por suspender ante la similitud de porcentajes entre documentos; es un problema legal a tratar. Dar herramientas al profesor para su evaluación. El problema de la suplantación: plantear dentro del aula tareas de grupo y colaboración: trabajo procesual, metodologías participativas abiertas, procesos de contrastación.

15.    Los  mismos criterios para las dos modalidades. No se puede exigir a la enseñanza virtual más que la presencial, ni dar por supuesta la bondad absoluta de este sistema.

16.    Visibilidad de la universidad cada día depende más de la existencia de los CCVV. El nivel de competitividad será decisivo entre los CCVV.

17.    Las distintas soluciones de CCVV tiene que integrar la parte técnica y la parte metodológica. Lo virtual no es una isla.

18.    La identidad digital como motor del cambio en la universidad. A veces es la compatibilidad con el espacio común europeo; otras veces es el carácter regionalista de la universidad. Complicado tema el de la identidad de las instituciones. Crear una identidad digital supone tomar decisiones respecto al modelo de aprendizaje digital.

19.    El papel de las redes sociales -RS-: riegos y oportunidades. (1) Hay que probar y evaluar, no adaptar por adaptar. Si hay posibilidad educativa se presenta como un elemento más, eliminando toda posibilidad de efecto indeseable. ¿Efectos colaterales?  (2) ¡Cuidado con las redes tal y como están organizadas!: son informales, flexibles, muy abiertas; pero, por otro lado, la docencia  – como arte y ciencia – funciona con un patrón instruccional, dirigida y formal. Si se hacen instruccionales las RS eliminas el punto fuerte. Pueden ser interesantes en los procesos marketinianos de fidelización más que como elemento integrado en la práctica docente. El alumno vive las RS pero no trabajan con ellas. Este punto de vista  nos parece un planteamiento muy conservador, pero invita a la prudencia. En este tema se evidencian las dos tendencias:  la apocalíptica y la integrada,  tratadas antes.

20.    Identidad universitaria en la Red. La parte revolucionaria de las sesiones en la Jornadas:  se expone un paradigma de aprendizaje distribuido, no formal y colaborativo que terminarán integrándose en cada universidad como estilo e identidad.  La huella digital de la universidad crecerá en la medida en que se adopten estrategias como “el aprender en la red”; ésto es, desarrollar las competencias digitales básicas. Nos sorprendió el cambio de perspectivas en el tema de la interpretación de la autoridad académica: nivel de citas y referencias contra criterios más subjetivos de “confianza establecidos en la red”. Interesante. Sobre estos temas preparamos un post. Este tema fue muy polémico.

21.    Críticas al modelo abierto en red de la universidad. Se argumenta que la formación superior es el objetivo y no se puede realizar esta labor con eficiencia con formatos abiertos. Sin embargo, se pueden habilitar las redes sociales como comunidad de prácticas. Se postula un nuevo rol del profesor: como gestor de comunidades de aprendizaje. ¡ Más madera..!

Muy divertido…  Este post ha querido ser un breve resumen tomado con ligereza excesiva y esperamos sepan disculparnos la falta de precisión. Algunos temas como el de los clusters empresa – universidad no lo logramos “captarlo del todo”.

Agradecemos a la organización por permitirnos prestar nuestros servicios.